sábado, 22 de octubre de 2016

Combres borrascosas, de Emily Brontë


Mi primera reseña (o debería decir, impresión literaria no esquematizada) en esta nueva etapa del blog es sobre mi lectura de verano, el clásico de Emily Bronté "Cumbres Borrascosas".

Obviamente ya conocía la historia de la novela gracias a la infinidad de versiones cinematográficas que tiene, aún así, no pude resistirme a la preciosa edición de Alba editorial, traducida por Carmen Martín Gaite.
Debo admitir que me llevó mucho más tiempo de lo esperado. No tuve mucho tiempo para leer durante los meses de verano y los capítulos extensos no ayudaron mucho. 

Para empezar, no puedo decir que me haya sentido identificado con ningún personaje (si es que hay alguien que pueda compararse con la pasión enfermiza y desbocada de Heathcliff y Cathy)  y que en ocasiones parecían tomar decisiones que no tenían mucho sentido, como un poco forzadas, para conseguir tal o cual situación en la trama. Aún así, la autora se las ingenia para que Nelly nos vaya relatando de forma amena y cercana las vicisitudes de los personajes a lo largo de un par de generaciones familiares, a petición de un inquilino ajeno a la historia de los Linton y Earnshaw.

Se trata indudablemente de una gran obra maestra de la literatura, imprescindible para cualquier persona aficionada a la literatura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario